Facebook Twitter Google +1     Admin

Para la Corte es legal que se revisen autos ante la sospecha de un delito.-

El máximo tribunal revocó un fallo de Casación que declaró nulo un secuestro de 50 kilos de cocaína porque la policía no tenía una orden para requisar el vehículo.-

La posición de la Corte Suprema definió así una controversia que hace años circulaba en los expedientes vinculados con el narcotráfico. Una parte de los tribunales entendía que las fuerzas de seguridad en un control de ruta sólo pueden verificar identidades y condiciones del vehículo sin contar con potestades para inspecciones más intrusivas, incluso con el uso de perros adiestrados para encontrar drogas ocultas. En muchas causas los abogados de sospechosos de tráfico de droga piden la nulidad de los procedimientos basados en un exceso por parte de los efectivos y, dependiéndo del tribunal, lograban el objetivo de liberar al acusado.La Corte Suprema provocó un fuerte revés al llamado garantismo judicial al revocar un fallo que limitaba las capacidades de acción de las policías. Los jueces Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Helena Highton de Nolasco determinaron que las fuerzas de seguridad puede requisar vehículos en controles viales ante sospechas fundadas sobre la posible existencia de un delito. Y esa decisión revirtió una sentencia de la sala II de la Cámara de Casación Penal, que en 2012 había beneficiado con la nulidad de pruebas a una persona que transportaba más de 50 kilogramos de   Durante muchos años el narcotráfico creció ante la pasiva mirada judicial, que potenció huecos procesales por los que se filtró la sensación de que "traficar drogas es gratis en la Argentina", tal como resume un ministro provincial de seguridad que choca contra lo que llama la falta de compromiso de los tribunales. La Corte empezó a interesarse directamente en los temas vinculados con el narcotráfico, y el mes pasado creó una comisión de jueces para estudiar el problema.

En  el caso estudiado, un hombre había sido arrestado en Salta, cerca de la frontera con Bolivia, luego de que gendarmes descubrieron más de 50 kilogramos de cocaína disimulados en el vehículo que conducía. Más allá de una condena determinada por el tribunal de primara instancia, la sala II de Casación Penal anuló ese fallo por considerar que los gendarmes se excedieron en sus funciones sin contar con órdenes judiciales. En esa ocasión, la patrulla de control de ruta visualizó de manera fácil que el automóvil había sido adulterado y detectó un techo falso en el que se ocultaba la droga. Para la Corte, los integrantes de la fuerza de seguridad actuaron de acuerdo con los procedimientos necesarios para frenar al narcotráfico. Se trata de un caso emblemático en la lucha contra el narcotráfico, debido a que los controles de rutas y las inspecciones a criterio de los integrantes de las patrullas fueron uno de los pilares del decomiso de sustancias prohibidas. Más allá del fallo de 2012 dictado por la Sala II de la Cámara de Casación Penal -en un criterio compartido por otras cámaras- las fuerzas de seguridad continuaron con esa modalidad de operativos de control, aunque esos procedimientos terminaran, luego, en la absolución del acusado por esa posición judicial ahora modificada por la Corte.



15/12/2015 15:48 Gustavo TRIMARCHI #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris